Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

SUCESOS

Cinco años de cárcel por fletar la patera que en 2016 puso en evidencia los protocolos en la atención sanitaria a los migrantes

El procesado reconoce que captaba a las personas, negociaba con ellas el precio final para viajar a España y los alojaba durante semanas o meses en varios inmuebles de su propiedad en El Aaiún

MASPALOMAS AHORA
Miércoles, 11 de abril de 2018
Guardar en Mis Noticias Enviar por email

[Img #45710]

La Audiencia de Las Palmas ha condenado este miércoles a cinco años de prisión a uno de los jefes de una banda que fletó en 2016 una patera que partió desde la costa del Sahara con destino a Gran Canaria con 49 personas a bordo, siete de las cuales murieron durante la travesía.

El presidente sección primera de la Audiencia, Miguel Ángel Parramón, ha dictado esta sentencia en la propia sala, después de que el acusado, Aboubakar S., se haya declarado culpable de un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros en concurrencia con siete homicidios imprudentes y haya aceptado la pena propuesta por la Fiscalía.

El Ministerio Público había demandado inicialmente ocho años de cárcel para procesado, que este miércoles ha rebajado al inicio del juicio a cinco.  Los patrones de esa embarcación, que fue rescatada en alta mar el 7 de febrero tras haber estado a la deriva al menos una semana, fueron condenados en noviembre de 2016 por la sección segunda de la Audiencia de Las Palmas a tres años de prisión por los mismos delitos.

Los siete fallecidos murieron por falta de agua y alimentos y por diferentes incidentes que ocurrieron a bordo de la embarcación ante la situación de desesperación en la que se hallaban su ocupantes.  De las 42 personas que finalmente fueron rescatados, 10 fueron ingresados de urgencia en distintos hospitales de la isla, al llegar en muy mal estado de salud, con síntomas como fiebres altas y diarrea con dolor abdominal.

La  actuación de esa jornada despertó un cruce de acusaciones entre la Delegación del Gobierno y la Administración canaria, con la primera poniendo en duda la actuación de la segunda  y reclamando una actualización de los protocolos,   y el presidente regional, Fernando Clavijo, defendiendo el “trabajo ejemplar” del Servicio Canario de Salud (SCS).

El jefe de la banda que ha sido condenado este miércoles también organizó, junto a sus otros dos socios, el viaje de otra patera que el 5 de junio de 2016 fue rescatada en alta mar, también al sur de Gran Canaria, con un total de 53 personas indocumentadas.

Aboubakar S. fue localizado y detenido en un centro de internamiento de extranjeros de Algeciras (Cádiz) el 24 de mayo de 2016, tras llegar a España el 25 de abril de ese año en una patera que arribó a las costas de Motril (Málaga), haciéndose pasar por un migrante más para no levantar sospechas sobre las actividades que desarrollaba en El Aaiún, el Sáhara, donde actuaba su banda.

El procesado ha reconocido este miércoles en la Audiencia de Las Palmas que captaba a las personas, negociaba con ellas el precio final para viajar a España y los alojaba durante semanas o meses en varios inmuebles de su propiedad en El Aaiún, mientras esperaban a que salieran las pateras hacia Canarias.

Ha admitido, además, que era el responsable de distribuir comida y bebida a los alojados en sus viviendas y de organizar junto con sus socios, llamados Sane y Falay, el traslado de los migrantes hasta la costas.

Para ello estaba en contacto con subsaharianos que se encargaban de trasladar a los tripulantes en vehículos 4x4 de la organización a cambio de exigirles en el desierto o en la costa el pago de una cantidad pactada.

Una vez en la costa, el acusado y sus socios despojaban a los tripulantes de su documentación y objetos personales y los amenazaban con matarles en caso de colaborar con las autoridades españolas para identificarlos a ellos o a cualquiera de los patrones encargados de manejar la embarcación.

Los responsables de la banda organizaban estas expediciones, por las que cobraban hasta 1.000 euros por tripulante, sabiendo que en algunos de los ocupantes de las pateras podrían fallecer por la escasez de alimentos y agua.

Acceda para comentar como usuario
Deje su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la de Maspalomas Ahora
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Maspalomas Ahora • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Google+