Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Puigdemont, ¿el nuevo Capitán Araña?

MASPALOMAS AHORA
Jueves, 16 de noviembre de 2017
Guardar en Mis Noticias Enviar por email

Es, extraordinariamente increíble como la historia se repite, parece que estamos abocados a bucles perennes pero, desgraciadamente en lo que a lo peor de nuestra especie se refiere.

El Sr Puigdemont, con su paupérrima independencia y autoproclamado soberano de Cataluña ahora está en Bélgica, dejando a millones de seguidores en la más absoluta displicencia organizativa y de toma de decisiones al más puro estilo capitán araña.

A alguien que abandona su proyecto tras recabar el apoyo de miles de personas se les denomina irónicamente capitán araña, “que embarcaba a la gente y los dejaba en tierra, según reza un dicho que se remonta, ni más ni menos, que al siglo XVIII.

En el último tercio de aquel siglo, debido a las insurrecciones de las colonias en América, colonias, no comunidad autónoma, se requería de refuerzos desde España para combatir las mismas al otro lado del atlántico y, en la meritada época el capitán Arana, nombre que en vulgo hubo de transformar en araña, se encargaba de reclutar individuos con la convicción plena de un líder sólido y éstos, aleccionados, embarcaban para, posteriormente, el capitán araña al desembarcarlos en la guerra, velaba velas para España para evitar riesgos, que para eso, ya estaban los otros, sin líder a quien dirigirse y eso en el mejor de los casos ya que otras fuentes indican que con su pico de oro causaba sensación en las tabernas portuarias y en las plazas cuando peroraba sobre la gloria y riquezas que aguardaban a quienes se enrolasen, y así consiguió fletar decenas de barcos. Pero nunca se subió a ninguno porque, llegada la hora de la leva, se desvanecía como un fantasma

En el refranero del mar, se identificaba a este sujeto como morearse, término este usual en Marina para expresar la habilidad de eludir las faenas de abordo, es, cuando menos sorprendente el análogo proceder de ambas figuras descritas pasando, eso sí, tres siglos de diferencia.

Recuerda en este sentido la letrilla burlesca de Quevedo, “mosca muerta, muerta parecía, tu codicia cuando hablabas y eras araña que andabas, tras la pobre mosca mía”; Nos encontramos pues, ante el posible sucesor del mentado capitán que, contra todo pronóstico ha actuado con una cobardía sin precedentes a sabiendas que su plan de independencia era absolutamente inviable en la teoría y práctica a la par que ilegal.

El Sr Puigdemont es el nuevo capitán araña, se dan todas y cada una de las circunstancias históricas para ponerle tan despreciado mote y quizás, quien sabe, en lo sucesivo pueda hablarse de “hacerse el Puigdemont”.

Acceda para comentar como usuario
Deje su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la de Maspalomas Ahora
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Juan Dávila-García
Fecha: Miércoles, 22 de noviembre de 2017 a las 10:47
Mi suerte de lector empedernido hoy me esta satisfaciendo de manera elocuente, ya llevo leído en este periódico digital, una serie de artículos cuyos contenidos son excelentes, al menos desde mi punto de vista. Donde sus contenidos acreditan una extraordinaria sapiencia por parte de sus autores. Se da la circunstancia que esta forma tan eximia de escribir no proliferan mucho, ya que los programas basura de televisión han arrastrado a los profesionales de los medios y algunos colaboradores a subvertir el termino de escritor, por otro que no guarda relación con la literatura.-

Maspalomas Ahora • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Google+