Jueves, 27 de abril de 2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
ICONOCLASTIA

Hasta media asta

La religión que se mezcla con la vida pública, de manera institucional, acaba por pulverizarse y por desacreditarse.

CRISTOBAL D. PEÑATE
Miércoles, 19 de abril de 2017
Guardar en Mis Noticias Enviar por email

El mejor favor que pueden hacer las personas religiosas a sus respectivas confesiones es apartarlas de la sucia política. La religión que se mezcla con la vida pública, de manera institucional, acaba por pulverizarse y por desacreditarse. Solo hay que recordar el nacionalcatolicismo o la democracia cristiana. La legítima fe de los que la tienen está reñida con los crucifijos, medias lunas, biblias, coranes y torás en la toma de posesión de cargos públicos partidistas.

La fe es algo personal e íntimo que debe canalizarse de manera individual e intransferible, en la intimidad, o en todo caso en sus templos sagrados. Porque una cosa es rezar en una iglesia y otra salir a la calle en procesión invadiendo el espacio público de todo el mundo, incluidos aquellos que tienen el derecho de no creer en lo sobrenatural. Porque una cosa es un acto litúrgico en una mezquita y otra bien distinta ver y escuchar los rezos coránicos asaltando las calles que son de todos.

Hay que respetar la libertad de culto, por supuesto, pero no más que la libertad de movimiento del resto de la gente. En esta pasada semana santa a nuestra ministra guerrillera de Defensa le dio por ordenar al ejército que la bandera española luciera a media asta. No había ninguna razón de peso ni ninguna muerte de un militar en acto de servicio. La razón dada por Cospedal es que España estaba de luto por la muerte de Jesucristo hace más de 2.000 años, logrando de paso que un Estado aconfesional se transformara en doctrinal en un santiamén.

Cospedal tiene todo el derecho a hacer el ridículo y salir con mantilla en semana santa e ir a todas las actividades que ordene su santa madre iglesia, pero no tiene derecho como ministra a saltarse la Constitución que tanto predica y exige su estricto cumplimiento cuando se pronuncia, por ejemplo, contra el soberanismo en Cataluña.

Los católicos no saben el flaco favor que hacen a su doctrina cuando aplauden esos gestos para la galería de políticos que solo tratan de sacar votos de los cristianos más papanatas. La religión es algo tan serio, incluso para los agnósticos, que no se puede prestar a estos tejemanejes. Ya lo dice el papa: prefiero a un ateo solidario que a un creyente de misa diaria que no ayuda a quien lo necesita. Más claro, el agua.

Acceda para comentar como usuario
Deje su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la de Maspalomas Ahora
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Juan Dávila-García.-
Fecha: Miércoles, 19 de abril de 2017 a las 22:26
Yo creo que el señor Peñate, hace unas aseveraciones que desde mi punto, no se ajustan a la realidad, al menos en este articulo que publica. El pueblo español es aconfesional, simplemente por que lo dicta una norma legal impuesta por un determinado gobierno, pero sentimentalmente, los españoles seguimos teniendo, tanto en los templos como en la calle, nuestras ideas religiosas bien claras, y así lo exponemos cotidianamente sin temor al que dirán, cuando salimos en procesión, lo hacemos conscientes de no molestar a nadie, sino manifestando nuestro sentir.-

Maspalomas Ahora • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Google+