Jueves, 23 de noviembre de 2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Viviendo en San Borondón

Las recetas educativas de Rubalcaba (I)

Es lo que pomposa, mendaz e ingenuamente llaman “pacto educativo”

JOSÉ FRANCISCO FERNÁNDEZ BELDA
Lunes, 22 de agosto de 2016
Guardar en Mis Noticias Enviar por email

Uno de los asuntos del que siempre se habla al inicio de una legislatura, pero que que como una maldición cósmica al más puro estilo voluntarista como aquella confluencia cósmica que predijo la felizmente olvidada, (salvo para el presupuesto público), Leire Pajín, queda para la siguiente, es lo que pomposa, mendaz e ingenuamente llaman “pacto educativo”.

Las cifras de fracaso escolar en Canarias siguen siendo muy preocupantes a pesar de su descenso, posiblemente más debidas a la cocina estadística o administrativa que a la realidad educativa que puede verse en las aulas y en las calles.  Para cualquier gobierno que se preciara, si es que se pudiera poner precio a su capacidad, la cifra del 21% de tasa de abandono es un problema presente y futuro de tal magnitud que obligaría a buscar una urgente solución más allá de banderías políticas.

El Círculo de Empresarios de Gran Canaria afirma en un documento publicado algo que es una pura obviedad: “la evolución y la innovación nunca pueden ser negativas, especialmente en la enseñanza”.   Culpa del fracaso a que “los alumnos españoles siguen siendo coercitivamente instruidos por un modelo de educación engendrado en el siglo XIX”.  En realidad, aunque el origen de las teorías pedagógicas consagradas por la LOGSE, origen del actual descalabro educativo, hay que buscarlo en el libro “Emilio” de Jean-Jacques Rousseau en el siglo XVIII y el sus seguidores constituidos en secta pedagógica.   Esto lo explica con total claridad y de forma documentada, Alicia Delibes Liniers en su libro “La gran estafa. El secuestro del sentido común en educación”, publicado en el año 2006 por Grupo Unisón ediciones, y de obligada lectura para los educadores.

Dice también ese documento citado, algo que, a mi entender, no es del todo exacto:  “La estructura del sistema es caótica, además de obsoleta, puesto que cada modelo educativo se ve cambiado con cada nuevo Gobierno”.  La realidad es que desde que se constató el fracaso de la LOGSE, por cierto fracaso anunciado por la previa retirada del modelo en el que se inspiraba en otros países europeos, los partidos autodenominados “progresistas” han luchado y logrado impedir su reforma en profundidad.  Recuérdese que la Ley aprobada en tiempos de Aznar no llegó a entrar en vigor pues Zapatero la derogó como su primera medida estrella.  Así que se perpetuó el sistema que conducía, y aún conduce, a este nivel de desastre que está impidiendo a las clases más desfavorecidos que la educación y la formación sean un motor para el desarrollo social de los jóvenes.  Los alumnos lo perciben como algo inútil, un mero trámite, sin aliciente promocional.

Pero si alguien duda de la imposibilidad de poder llegar a un acuerdo educativo que no acepte sin rechistar los principios impuestos por el PSOE, debería leer detenidamente las afirmaciones siempre peculiares y pintorescas de Alfredo Pérez Rubalcaba en la UI Menéndez Pelayo, en Santander hace unas semanas.  No conviene olvidar que él era Secretario de Estado de Educación desde 1986, y en 1992 Ministro de Educación, cuando se permitió que Álvaro Marchesi experimentara con los alumnos españoles diseñando la malhadada LOGSE, aprobada por el rodillo socialista en 1990.

Aunque ya se sabe que Rubalcaba siempre está en campaña electoral y no duda en tergiversar la verdad o los hechos para arrimar el ascua a su hoguera demagógica, en esta ocasión se ha despachado a gusto al decir que hay dos modelos educativos posibles, simplificando su pensamiento cual si de un “twit” se tratara, aunque más pareciera que pretendía capturar a un Pokemon votante.  Hablando del tratamiento para con los alumnos de cada partido político, llega a decir sin ruborizarse que mientras para el PP, “si te retrasas, te vas”, para el PSOE y sus seguidores, “si te retrasas, te ayudamos”.  Tan epatado nos ha dejado este planteamiento tan vilmente sectario, que habrá que comentarlo en una segunda entrega de estas reflexiones.

Acceda para comentar como usuario
Deje su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la de Maspalomas Ahora
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Maspalomas Ahora • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Google+