Jueves, 23 de noviembre de 2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Depredadores, barra libre y demagogia

Ahora, los defensores del inmovilismo, lejos de reconocer la falsedad del mito de los depredadores, vuelven a recurrir a la demagogia creando una nueva versión del mito: la "barra libre".

ANTONIO GARZÓN
Martes, 12 de abril de 2016
Guardar en Mis Noticias Enviar por email

A principios de los 2000 los planificadores crearon el mito de los depredadores del territorio con el fin de justificar la política de crecimiento cero que congelaría posteriormente el desarrollo turístico de Canarias. Se clasificó como "depredador" tanto al turista (denominándolo "consumidor de suelo") como al empresario alojativo, que supuestamente iba llenando las Islas de hoteles y destruyendo todo el paisaje que encontraba a su paso. Durante todos estos años se transmitió a la población la existencia del peligro de una invasión territorial de hoteles y turistas en el caso de permitir más camas. Este mito se ancló muy profundamente en la sociedad canaria, pues, obviamente, ¿quién no estaría en contra de "azulejar hasta el mismo Roque Nublo", tal y como auguraban los defensores del crecimiento cero?

Pues bien, una década y media después hemos podido constatar que lo transmitido no fue cierto: por un lado, el suelo ocupado por construcciones turísticas corresponde a menos del 3% del territorio canario y apenas podría ampliarse mucho si se ejecutaran los proyectos en suelos ya clasificados como turísticos en los Planes Insulares y, por otro lado, el número de turistas en proporción a la población residente no ha tenido nunca la dimensión que afirmaban los pregoneros del apocalipsis urbanístico: por ejemplo, Gran Canaria en 2015 tuvo una media diaria de 89.014 turistas, que supone aprox. un 10% de la población total de unos 850.000 habitantes que tiene la isla (¿realmente se puede llamar al turista "generador de basura"?).  

Ahora, los defensores del inmovilismo, lejos de reconocer la falsedad del mito de los depredadores, vuelven a recurrir a la demagogia creando una nueva versión del mito: la "barra libre". La pretendida asociación metafórica es incluso más impactante, pues ahora el "depredador" ya no sólo estaría "consumiendo suelo", sino que, además, podría hacerlo a su libre antojo sin atenerse a ningún tipo de reglas. En definitiva, una especie predator sacado del clásico de Arnold Schwarzenegger, pero con tintes ultra-liberales (de ahí la importancia de que figure la palabra "libre" en el nuevo eslogan). Para reforzar el pretendido efecto de pánico, los detractores del desarrollo turístico vuelven a utilizar el número de turistas, augurando un "desarrollismo sin límites" que resultaría, según ellos, en una cifra de 20 millones de visitantes a Canarias.

¿20 millones de visitantes?

Veamos algo más de cerca esta cifra de 20M. Un estudio publicado recientemente, el segundo Informe CATPE sobre la competitividad turística de Canarias, prevé la construcción de un máximo de 70.000 nuevas camas en la próxima década, en el caso de desbloquearse la economía canaria (dato calculado en base al 60% de las camas aprobadas en zonas turísticas de los Planes Insulares). Estas 70.000 nuevas plazas (aparte de crear, según el CATPE, unos 49.000 empleos estables y otros 10.000 durante la fase de construcción) representarían un potencial de visitantes añadidos de 2,27M (calculado con los supuestos: ocupación del 80%; estancia media de 9 días; demás variables se mantienen estáticas, como el número de las camas actuales y su ocupación).

Si le sumamos estos nuevos visitantes al volumen de turistas del 2015 (suponiendo una ocupación idéntica de las capacidades actuales) obtendríamos un cifra total de visitantes de aprox. 15,5M de turistas, y no de 20M como auguran los defensores del estancamiento. Para alcanzar los 20M de visitantes harían falta, manteniendo los valores supuestos del cálculo anterior, construir unas 206.500 nuevas camas (¡casi el 50% de la actual capacidad alojativa de Canarias!), algo que es imposible al no estar clasificadas tantas camas en las zonas turísticas de los Planes Insulares, ni van a estarlo nunca según las leyes vigentes y la Ley del Suelo actualmente en tramitación. Los 20M son, por tanto, una cifra ficticia utilizada con demagogia.

¿Número de turistas como indicador único de sostenibilidad?

En otro orden de cosas, el guiarse únicamente por el número de visitantes (medido por llegadas a los aeropuertos) como indicador de sostenibilidad turística es, cuando menos, insuficiente, pues 13M de visitantes podrían ejercer una menor "presión sobre el territorio" que 10M con una estancia media superior. Por ejemplo: 13M de visitantes con una semana de estancia media suponen 91M de pernoctaciones y una media de 249.315 clientes diarios, mientras que 10M de visitantes con dos semanas de estancia media suponen 140M de pernoctaciones y una media de 383.561 clientes diarios, es decir, una cifra mayor de turistas diarios a pesar de tener menos visitantes totales. Resulta evidente que la cifra de llegadas por sí sola es un parámetro de sostenibilidad insuficiente en el contexto de una planificación turística seria.

Para cualquier evaluación de la sostenibilidad turística deben ser tomados en cuenta otros indicadores medioambientales, como los indicadores infraestructurales (por ejemplo, garantizar la depuración de aguas para las nuevas camas turísticas) o indicadores de presión humana (por ejemplo, el porcentaje de suelo protegido por figuras jurídicas, que en Canarias es del 42,6%, el mayor de España). Además, es necesario incluir también indicadores de las otras dos componentes de la sostenibilidad, la componente social y la económica, ya que sólo se podrá hablar de sostenibilidad si sus tres componentes logran un equilibrio.  

 Fracaso del crecimiento cero   

Mire como se mire, la política de crecimiento cero ha fracasado en Canarias. De hecho, en ningún momento ha habido una congelación del crecimiento, tal como pretendían sus defensores, ya que en la fase inicial hemos sido testigos de una avalancha de construcción de nuevas camas (2001-2007) y en la fase posterior (a partir del 2008) predominó el decrecimiento de capacidades alojativas. Es decir, "crecimiento-cero" en la realidad supuso los dos extremos opuestos: a corto plazo un "super-crecimiento" (que supuso un aumento poblacional sin precedentes, lo que condicionó la tasa de paro) y a medio-largo plazo un "decrecimiento" (al no poder reponerse las plazas expulsadas del mercado).

En las diferentes moratorias el crecimiento cero fue camuflado con excepciones ficticias, todas ellas ya fracasadas, como por ejemplo la excepción del 1% contemplada en la Ley de Directrices 2003 (para "modular el crecimiento"; en el periodo de su vigencia 2003-2009 no se construyó ni un solo establecimiento en base a este criterio) o la excepción de los hoteles-escuela de gran lujo contemplada en la Ley de Medidas Urgentes 2009 (para promover "construcciones de calidad"; en el periodo de su vigencia 2009-2013 no se construyó ni un solo hotel en base a ello).

En definitiva, con este histórico del rotundo fracaso del crecimiento cero, con todo el desempleo y pérdida de competitividad turística que ha generado, resulta incomprensible que hoy en día se sigua postulando por el estancamiento económico, amparándose en mitos antiguos inciertos ("depredadores del territorio") o inventando nuevas versiones de los mismos ("barra libre") con mensajes cargados con alto contenido de demagogia ("20 millones de turistas").

www.antoniogarzon.com

Acceda para comentar como usuario
Deje su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la de Maspalomas Ahora
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
vecino
Fecha: Martes, 12 de abril de 2016 a las 13:05
No cree usted que se da un tiro asi mismo en la linea de flotacion de su argumento en los dos primeros párrafos de su articulo? porque no será que si el suelo ocupado para el turismo es del 3% es precisamente por el freno a la construcción turistica que ha habido en los ultimos años??? Aun asi, creo que estoy con usted en el fondo, porque lo malo de esta ley, como todas las que han dictado en los ultimos años, es que la dictan unos señores de una isla para perjudicar a los de otras islas. Pero viendo el nivel empresarial canario mejor nos quedamos como estamos, no le parece?

Maspalomas Ahora • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Google+