Viernes, 18 de agosto de 2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Movilidad, accesibilidad y sostenibilidad

Ya las Naciones Unidas señalan que la accesibilidad universal persigue fundamentalmente la igualdad de condiciones para todos los ciudadanos en cualquier ámbito de la vida

ANTONIO HERNÁNDEZ LOBO
Viernes, 25 de septiembre de 2015
Guardar en Mis Noticias Enviar por email

El concepto de accesibilidad relacionado con el de movilidad aparece a finales del siglo pasado gracias a la definición del sector de la discapacidad, aportando por primera vez el factor de las limitaciones colectivas de la propia sociedad para prestar servicios apropiados y necesarios y para asegurar que las necesidades de las personas con discapacidad sean tenidas en cuenta.

Ya las Naciones Unidas señalan que  la accesibilidad universal persigue fundamentalmente la igualdad de condiciones para todos los ciudadanos en cualquier ámbito de la vida, siendo el verdadero objetivo el de simplificar la vida de todas las personas, propiciando que la movilidad, las comunicaciones y los entornos urbanos sean más utilizables por la totalidad de los usuarios con o sin discapacidad.

Una perfecta accesibilidad es aquella que pasa desapercibida para todos nosotros, excepto para aquellas personas con problemas de movilidad. Y esto debe ser pensado para lograr una sociedad que haga  frente a las necesidades de todas las personas. Este modelo social ha dado otra visión general de la discapacidad, que, como ya hemos dicho, refleja la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

La accesibilidad universal  relacionada con la movilidad debe ser tenida en cuenta  por la sociedad en su conjunto para que alcance a todas las personas  en condiciones de seguridad y comodidad y de la forma más autónoma y natural posible.  Pero, además, todas estas situaciones son también responsabilidad de los poderes públicos para modificar los entornos de modo que puedan ser utilizados en las mejores condiciones por todos y cada uno de los ciudadanos. Es imprescindible, por otra parte,  hacer extensible esta responsabilidad al tejido empresarial, a la escuela, a la universidad y a la sociedad civil en general.

Dentro de esta responsabilidad, la apuesta por la mejora de la accesibilidad en el entorno urbano y en los transportes públicos, es necesaria para la adaptación a las necesidades de todos los ciudadanos.

Dentro de los distintos actos organizados por las corporaciones locales con motivo de la Semana Europea de la Movilidad Sostenible se hace hincapié en el uso del transporte público, la bicicleta, la reducción paulatina del uso del vehículo particular en trayectos cortos y en trayectos donde se apueste por un uso compartido del mismo, etc.

 Pero existe un más allá en la visión que existe en el sector de la discapacidad. Porque a todo ello hay que añadir la mejora en la accesibilidad del transporte público, la supresión de barreras arquitectónicas, así como otros factores que hacen que las personas con movilidad reducida no puedan renunciar aunque quieran al transporte particular adaptado a su discapacidad. Incluso el tránsito por las distintas vías, peatonales o no, de su entorno es normalmente muy dificultoso, al tener que superar innumerables obstáculos que hacen que quedarse en casa sea en muchos casos la única alternativa. 

A las personas con discapacidad y/o con movilidad reducida les preocupa la movilidad, les preocupa la sostenibilidad y por ello quiere seguir en la tarea de concienciar a la población sobre lo necesario e importante que es para el sector, por ejemplo, el que la ciudadanía respete las plazas de aparcamiento, reservadas específicamente para ellos, Se trata de sensibilizar sobre los graves perjuicios que tales prácticas ocasionan a las personas con movilidad reducida, las cuales son objeto de discriminación continuada, al no poder desplazarse por nuestras ciudades y llevar una vida autónoma, así como al resto de los ciudadanos que no tienen una discapacidad.

En definitiva, hoy me quedo con el artículo 9 de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, y que hace referencia a la accesibilidad, el cual se refiere a asegurar que las personas con discapacidad puedan tener acceso a su entorno, al transporte, las instalaciones y los servicios públicos, y tecnologías de la información y las comunicaciones, es decir, identificar y eliminar obstáculos y barreras que limitan el acceso a todo esto. Si logramos este reto entre todos, la sostenibilidad relacionada con la movilidad entonces sí que será universal.

*Antonio Hernández Lobo., profesor de Enseñanza Secundaria y secretario de la Federación de Asociaciones de Personas con discapacidad física y orgánica de la provincia de Las Palmas-COCEMFE Las Palmas.

Acceda para comentar como usuario
Deje su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la de Maspalomas Ahora
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Maspalomas Ahora • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Google+