Miércoles, 23 de abril de 2014 Última actualización: 16:12
CRISTOBAL D. PEÑATE | Martes, 17 de septiembre de 2013
ICONOCLASTIA

Dios mediante

Guardar en Mis Noticias. Enviar por email

El Corte Inglés cerraría si se quedara sin clientes y la Iglesia quebraría si los fieles decidieran no asistir a sus actos litúrgicos, a las bodas, bautizos, entierros y a las procesiones.

La Diócesis de Canarias se ha comportado como El Corte Inglés y finalmente ha dado la razón al cliente, que en este caso es el feligrés. Los grandes almacenes de triangulitos verdinegros son le referencia de negocio en el que el cliente siempre tiene la razón... aunque en realidad no la tenga.

 Los parroquianos son los clientes de las iglesias. Sin ellos no funcionan. El Corte Inglés cerraría si se quedara sin clientes y la Iglesia quebraría si los fieles decidieran no asistir a sus actos litúrgicos, a las bodas, bautizos, entierros y a las procesiones. 

  En Schamann los feligreses decidieron boicotear el itinerario propuesto por el párroco, Fermín Romero, que intentó modificar el recorrido de la tradicional procesión de los Dolores. Los vecinos, como una Fuenteovejuna a la inversa, se plantaron al grito de "¡la Virgen es nuestra!". Su actitud unitaria ha obligado al Arciprestazgo de la Diócesis a rectificar, dejando al cura con el culo al aire.  

  La Iglesia ha avanzado tan poco en veinte siglos por culpa, entre otras cosas, de sus feligreses. La cúpula eclesial, que tiene aún más responsabilidad, ha tenido que adaptarse a las extravagancias de su clientela, por muy ignorante que ésta fuera y por mucho que quisiera simplificar el cristianismo a la adoración de una simple talla de madera, algo que entra en el terreno de lo esotérico.

  Los fieles devotos (?) acusan al párroco de apropiarse de una imagen que ellos han donado. Es como el niño gordo del colegio, dueño del balón, que se lo llevaba a su casa si no jugaba de delantero centro. La virgen, para quien la trabaja. Al final el obispo ha cedido después del motín y las pintadas amenazadoras en la fachada de la iglesia. "El obispado rectificó gracias a dios", dijo una vecina. Pues que dios nos coja confesados.
Acceda para comentar como usuario
Deje su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la de Maspalomas Ahora
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Leti
Fecha: Miércoles, 18 de septiembre de 2013 a las 09:00
Ese es uno de los grandes problemas de la Iglesia católica, que no tiene capacidad de decisión porque está plegada a su "clientela". Sin su clientela no es nadie y por eso se pliega a la ignorancia de los fieles.
Pablo
Fecha: Miércoles, 18 de septiembre de 2013 a las 08:30
Por eso la Iglesia no avanza, por los propios errores de sus rectores y por plegarse a los feligreses más ignorante que confunden la religión con la superstición.
Maspalomas Ahora • Aviso legalPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
Google+